jueves, 29 de abril de 2010

Resistiendo los cursos virtuales – doble perspectiva. ¿Serán disculpas?

Hoy me encontré en una situación que, aunque a veces se espera, “no es lo que se desea”, porque algo “duele”. Recientemente me encuentro dirigiendo el desarrollo de un curso virtual el cual pretende brindar elementos que gestión escolar  a los directivos docentes de la educación básica en Colombia. Algunos estudiantes han manifestado múltiples complicaciones a la hora de atender las actividades propuestas por el curso, el ritmo que se propone, el acompañamiento y la evaluación. Esto ha generado algunos abandonos de los estudiantes al proceso, no quiero entrar en los detalles de diseño y estrategia del curso, sin embargo la concepción de la capacitación es por equipos y no individual, lo que significa que el abandono de una o dos personas del equipo representa a  toda una institución educativa. 
Hoy recibí el correo de la tutora que acompañaba a dicho  grupo, un poco desconcertada y en cierta medida desilusionada por no haber logrado mantener en el proyecto a un docente, a pesar de haber de haber hecho su máximo esfuerzo. A este docente, como a muchos otros se le ha motivado, escuchado y acompañado con insistencia durante su tránsito en el proyecto con el fin de que pueda aprovechar la oportunidad  que se ofrece para generar un  ambiente de trabajo colaborativo en su institución.  Seguido del correo de la tutora, viene el correo del profesor Ignacio, quien se quejaba insistentemente por que él “ya había dicho que el curso no lo necesitaba” , “que ya sabía todo eso”, y no deseaba que le llegarán más correos de la plataforma de moodle con las notificaciones del curso, el profesor Ignacio quería tener “limpio su correo de tanto correo”, finalmente dijo que “Gracias a Dios se termina este curso para que no me lleguen más correos”.
Mi respuesta inmediata fue de desazón, no por lo que dijo él, sino por que me surgieron muchas preguntas inquietantes,  .. seguidamente presente disculpas por haber ocasiono incomodidades y molestias y tomé medidas las correctivas de inmediato… pero las preguntas se mantienen.
Finalmente, vale la pena aclarar que el 90% de los estudiantes han manifestado de manera voluntaria su interés  de participar en el curso y se han presentado con gran optimismo y expectativa. Comparto con ustedes mis preocupaciones frente a este tipo de estrategias,..
¿Será que lo que se ofrece a través de las estrategias de e-learning desmotivan a los estudiantes y no calculamos todos las maromas que los obligamos a hacer  para que puedan transitar con “éxito” a través de los cursos virtuales?
Admito y reconozco el valor del profesor Ignacio de escribir y decir tan enérgicamente  NO MÁS!!!
¿Será que a nosotros también nos hace falta valor para expresar como nos sentimos frente a la educación virtual  y a los cursos virtuales cuando somos estudiantes.?
¿Será que los tutores o facilitadores  requieren identificar o intuir el momento  y la forma de leer estas  respuestas de los estudiantes?, ¿Será estamos cruzando la raya en cómo motivamos – presionamos - a los estudiantes, por supuesto todo  de muy buena voluntad y con el ánimo de ayudados a llegar a ciertas comprensiones y de aprovechar las oportunidades?
¿Será que en el e-learning como en las relaciones personales se requieren dos o más  para una buena relación? ¿Será que e-learning representa una opción igualmente valida para ellos como para nosotros?

2 comentarios:

  1. Sharoon,
    entiendo su desilusión ya que me ha sucedido lo mismo con profesores universitarios.
    Por lo menos el profesor Ignacio se atrevió a escribir "NO más" por que, generalmente, en mi caso, se pierden y no hay forma de saber por qué, incluso buscándolos por celular.
    La tasa de deserción - con a veces excesivos mensajes de "recuperación" y de motivación - es del orden del 35%...y si no hubieran los mensajes de "recuperación" esa tasa podría llegar al 50, 55 o 60%.
    Y cuando hay actividades colaborativas programadas, la desaparición de una o dos personas de un grupo, desbarata todo el proyecto.
    Y no es imposible que pasemos la raya de la motivación...pero también hay que entender el estrés que produce el trabajar con TICES, a veces desde café internet, o con equipos y conexión inadecuados para algunos programas...y para todo ser humano hay que tener en cuenta el estado de ánimo que juega al YoYo según las circunstancias (familia, trabajo, plata, país, vecinos, "culebras".....) y el hilo se rompe porque la persona considera que el curso virtual puede ser él que lo tiene tan estresado.

    Cordial saludo,

    Jean Michel Chaupart

    ResponderEliminar
  2. En los cursos virtuales se presentan muchas complicaciones que ocasionan entre otros aspectos la deserción, desmotivación, frustración, etc, En muchas ocasiones los tutores por su afán de contralar un poco la deserción, atacan por decir a así a los estudiantes con un mundo de correos para tratar de recuperarlos, pero como lo compartes se puede dar el caso que el estudiante se sienta sofocado con tanta presión por hacer las actividades y eso haga tener una mala experiencia en la virtualidad. En este sentido el papel del tutor debería ser más un facilitador que un perseguidor para dar cumplimiento a las actividades.

    De otra parte, es muy cierto que un curso virtual exige un mayor compromiso y dedicación por parte del estudiante, algo de esto lo compartiré en mi blog.

    Gracias por compartir estas experiencias

    ResponderEliminar

Datos personales

Mi foto
Bogotá, Colombia
Profesional en Ingeniería Industrial, especialista en gerencia de proyectos. Amplia experiencia en gerencia de proyectos de sector educativo especialmente en el uso de TIC para el mejoramiento de la calidad de la educación. Me gusta trabajar en proyectos en los que intervengan factores como: diseño, planeación, organización, dirección, toma de decisiones, mantenimiento y optimización de sistemas integrados por recursos humanos, materiales, económicos, de información y de conocimiento en entidades del sector educativo

Seguidores

Loading...